Mostrando entradas con la etiqueta Microrelato. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Microrelato. Mostrar todas las entradas

Microrelato: Ese punto tan especial

Otro de los  "Relatos en cadena", aquí está uno cuya frase inicial es:
"Aquel día de verano de 1945"
Microrelato. Ese punto tan especial
Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)

Aquel día de verano de 1945, concretamente en Nochebuena, la temperatura era casi agradable ya que solo catorce grados bajaban del cero. Bajó del trineo y continuó los últimos metros a pie. Cerró los ojos para intentar percibir la sensación de cambiar súbitamente de dirección sur a norte al pasar por el polo. Allí mismo se dio cuenta de que los conceptos de arriba, abajo, norte, sur y otros tantos no eran más que convenciones establecidas por los hombres que ganaban las guerras. No pudo evitar sonreír al darse cuenta que había pasado por ese punto tan especial sin sentir nada, como tantas de sus amantes.
Comparte:

Microrelato: Bienpensado

Relato en cadena
Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)
Otro de los  "Relatos en cadena", aquí está uno cuya frase inicial es:
"Es usted el primero que la abre"

Comparte:

Microrelato: Repetidores



Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)
Otro de los  "Relatos en cadena", aquí está uno cuya frase inicial es:
"La intención de seguir siendo sólo amigos"

Comparte:

Microrelato: Repelente

Relatos en cadena
Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)

Siguiendo con los "Relatos en cadena", aquí está uno cuya frase inicial es:
"Se dirige a la jaula de los leones para demostrarle cuánto se equivoca"

Comparte:

Microrelato: Predestinación

Relatos en cadena
Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)
Gracias a un gran amigo, casi primo, me enteré de en el programa de radio de  La Ventana de la Cadena SER se realizá un curioso concurso literario semanal de microrelatos. Básicamente consiste en presentar los microrelatos (de hasta 100 palabras) pero con la condición de que deben comenzar por la última frase del relato ganador de la semana anterior. 

Espoleado por este gran amigo (y repito lo de gran porque es muy grande, en en sentido literal), decido subirme al carro y presentar algún microrelato. Lo refrescante de este formato es que la extensión es mínima y la condición de que debe comenzar por una frase determinada te hace estrujarte la cabeza para conseguir contar algo (presentación-nudo-desenlace).

Uno de los que he presentado en una semana anterior, tenía como frase inicial obligada:
  "Le faltarán, al menos, un par de centímetros para alcanzar la barra del trapecio"

Comparte:

Microrelato: Acuerdo

Labios
Labios (de  Jeanny Schmidt)

-¿Quién eres realmente?
-Soy la que tú quieras que sea.
-¿Me quieres?
-Por supuesto
-¿Me deseas?
-Está claro que sí.
-¿Me has mentido alguna vez?
-Nunca he dicho nada que no quisieras escuchar.
-¿Cuánto me va a costar?
-Lo de siempre.
Comparte:

Microrelato: Jaque Mate

foto de Mourner
-Cariño, anoche, en la fiesta de la agencia, se que no era la mas guapa. ¡Había tantísimas modelos jóvenes y bonitas!

-No estoy de acuerdo con lo que dices, para mí eras la mas guapa, y no lo digo porque esté enamorado de ti, que lo estoy, lo digo porque fue tu belleza, en parte, lo que me cautivó. Por otro lado me fascina tu mente que con el paso del tiempo no se marchitará, como le ocurrirá a esas niñas bonitas, carentes de personalidad. De todas las que había en la fiesta, te he elegido a ti.

-Cariño, a veces me cuesta olvidar que este es tu quinto matrimonio.


Comparte:

Microrelato: Una persona normal


Estimados señores,

como parte del proceso de alta de la institución mental Sagrado Corazón de Jesús, se me pide que narre como sería un día de mi vida cuando vuelva a casa. Me levanto de la cama al son de una vieja canción de los Rolling. Como es domingo no enciendo el móvil, el lunes los temas pendientes por correo electrónico. Después de desayunar, me dirijo en moto al paseo marítimo, allí me espera Mónica. Después de un largo paseo, toca decidir, McDonald o Burguer King, al final acabamos en el TelePizza. Cuando oscurece volvemos a casa y de una sentada vemos una temporada completa de House, o de Pérdidos, o de Heroes, las series que nos gustan. Al final ella se queda dormida en mis brazos. Como ven, voy a ser una persona normal.


Madrid, quince de Junio del año de nuestro señor mil seiscientos veinte.

foto de ewalk
Comparte:

Microrelato: Mi mejor comercial ha muerto

-Acabas de pagar treinta euros a cada uno de estos ignorantes para que vengan a un funeral
de un muerto que no conocían. Supongo que tú sacarás el doble.
-¡Calla!, la familia no sabe nada.
-¿Quién te paga?
-Esos ignorantes, como tú los llamas.
-No te comprendo.
-¿Qué nos recuerda un funeral?
-Que la vida se acaba.
-Exacto. ¿Qué harás el próximo fin de semana?
-Cenaré con un compañero que hace tiempo que no veo.
-¿Irás a mi restaurante?
-Sí.
-Acabo de recuperar mi inversión.
-Serás...
-Y aquel de allí, comprará un viaje al caribe en mi agencia, aquellas un perfume en mi tienda, y aquellos, acabarán la noche en mi prostibulo.
-Una idea brillante.
-Me haré de oro cuando consiga que los moribundos, minutos antes de morir, les cuenten a esos ignorantes que llega un día en el que no existe el mañana.


Comparte:

Microrelatos Impuntuales

El pasado 30 de Septiembre terminaba el plazo de presentación para el IV Concurso de Microrrelatos «Paréntesis» , organizada por la asociación cultural del mismo nombre.

Como no podía ser de otra manera no me dio tiempo, me surgieron imprevistos, se me pasó la fecha....

Así que tengo los tres microrelatos (menos de 150 palabras, incluido título) muertos de risa. No se me ocurre otro sitio donde publicarlos que aquí....


Mi mejor comercial ha muerto
Una persona normal
Jaque Mate
Comparte: