Mostrando entradas con la etiqueta Relatos en Cadena. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Relatos en Cadena. Mostrar todas las entradas

Microrelato: Ese punto tan especial

Otro de los  "Relatos en cadena", aquí está uno cuya frase inicial es:
"Aquel día de verano de 1945"
Microrelato. Ese punto tan especial
Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)

Aquel día de verano de 1945, concretamente en Nochebuena, la temperatura era casi agradable ya que solo catorce grados bajaban del cero. Bajó del trineo y continuó los últimos metros a pie. Cerró los ojos para intentar percibir la sensación de cambiar súbitamente de dirección sur a norte al pasar por el polo. Allí mismo se dio cuenta de que los conceptos de arriba, abajo, norte, sur y otros tantos no eran más que convenciones establecidas por los hombres que ganaban las guerras. No pudo evitar sonreír al darse cuenta que había pasado por ese punto tan especial sin sentir nada, como tantas de sus amantes.
Comparte:

Microrelato: Bienpensado

Relato en cadena
Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)
Otro de los  "Relatos en cadena", aquí está uno cuya frase inicial es:
"Es usted el primero que la abre"

Comparte:

Microrelato: Repetidores



Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)
Otro de los  "Relatos en cadena", aquí está uno cuya frase inicial es:
"La intención de seguir siendo sólo amigos"

Comparte:

Microrelato: Repelente

Relatos en cadena
Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)

Siguiendo con los "Relatos en cadena", aquí está uno cuya frase inicial es:
"Se dirige a la jaula de los leones para demostrarle cuánto se equivoca"

Comparte:

Microrelato: Predestinación

Relatos en cadena
Relatos en cadena (de Trevor Leyenhorst)
Gracias a un gran amigo, casi primo, me enteré de en el programa de radio de  La Ventana de la Cadena SER se realizá un curioso concurso literario semanal de microrelatos. Básicamente consiste en presentar los microrelatos (de hasta 100 palabras) pero con la condición de que deben comenzar por la última frase del relato ganador de la semana anterior. 

Espoleado por este gran amigo (y repito lo de gran porque es muy grande, en en sentido literal), decido subirme al carro y presentar algún microrelato. Lo refrescante de este formato es que la extensión es mínima y la condición de que debe comenzar por una frase determinada te hace estrujarte la cabeza para conseguir contar algo (presentación-nudo-desenlace).

Uno de los que he presentado en una semana anterior, tenía como frase inicial obligada:
  "Le faltarán, al menos, un par de centímetros para alcanzar la barra del trapecio"

Comparte: