Modismo: Ser de la acera de enfrente

(de S Pakhrin)
Siguiendo con la serie de Modismos, (expresiones de la lengua cuyo significado no puede deducirse de las palabras que lo forman) vamos ahora con la expresión "Ser de la acera de enfrente". Actualmente, dicha expresión se utiliza para indicar que una persona es homosexual, casi siempre en tono despectivo. "¿Tú no serás de la acera de enfrente?" o "Ese seguro que es de la acera de enfrente"

Dejando a un lado la falta de respeto que representa juzgar a las personas según lo que les guste en la cama y centrándonos en el significado de la frase: ¿qué tienen que ver las aceras con la orientación sexual?



Nos tenemos que remontar al inicio de las aceras: el imperio romano. Por aquella época, había zonas de la ciudad donde los hombres y mujeres libres (los esclavos eran otro mundo...) no se mezclaban, cada uno circulaba por una acera. Obviamente, como desde el inicio de la humanidad, había personas que siendo biológicamente del sexo masculino se sentían del femenino y, por lo tanto, vestían como tales, queriendo usar la acera de las féminas. Cuando alguna mujer intransigente se lo reprochaba, solía decirle "Tú eres de la acera de enfrente", es decir, eres hombre (biológicamente), por lo que debes andar por la otra acera y no por esta.

Entonces (hilando muy fino), me gustaría resaltar el hecho irónico de que si se referían a un hombre que estaba en la acera de las mujeres "la acera de enfrente" se refería a lo de los hombres, la de los "machos".

Comparte:

0 comentarios:

Archivo del Blog

Últimos libros leidos

Últimos libros leidos

Aniara
La vieja guardia
Enhorabuena por tu fracaso
Alma
El paciente
La emperatriz de Tánger
Apropiación indebida
Joaquín María Pery y Guzmán y aquella Málaga que fue
Homine ex machina
Encantado de conocerme / Pleased to Meet Me
La filosofía de la composición / El cuervo
La historia de tu vida
El desierto de los tártaros
Mientras escribo
El ajedrecista
Rojo
Necrópolis
El anacronópete
El asesinato de Pitágoras
Antologia de relatos de terror


Miguel Rico's favorite books »