Palabras de mi madre: Guarnío


guarnios
Los dos guarnios (de betsy)

He de reconocer que esta palabra, que llevo escuchando desde mi más tierna infancia, me la recordó mi profesor de Inglés. Peter, porque así se llaman todos los profesores de inglés, es un Neozelandés afincado en la Costa del Sol. [Te puede interesar Origen del nombre Nueva Zelanda]

maorí
Neozelandés típico ( de Robert Linsdell)

Estaba este hombre explicando el significado de la palabra inglesa "knackered" y para definirla podría haber usado "cansado", "exhausto" o incluso recurrir a la locución coloquial "estar hecho polvo". Pues no. Peter, que está perfectamente integrado en Andalucía y más concretamente en Málaga, va y dice  con todo su acento guiri: "Lo que viene siendo guarnío". [Te puede interesar: Origen de la palabra guiri]

Todo el mundo comprendió el significado de la expresión inglesa, pero surgió la duda del origen de la palabra "guarnío" en castellano. Obviamente esto quedaba fuera del ámbito de la clase de inglés, así que me apunté la palabra.

Y claro está, al acabar me puse a investigar el origen de la palabra "guarnío".

Comparte:

Patada al diccionario: Marqués de Casere

Patada (de Thomas Quine)
Me manda esta patada al diccionario el hermano mayor feo de otro de nuestros colaboradores, el cirujano que se prepara maratones. Señor de buen gusto tanto culinario como literario, estaba intentando elegir un vino cuando, de repente, desde la carta del restaurante le ataca el siguiente texto:

Marques de casere

 

Comparte:

Palabras de mi madre: Te voy a sacar las túrdigas

Otras de las expresiones que me llevé apuntadas en mi intervención en el programa de "La Tarde" de Mariló Maldonado en Canal Sur Radio fue "Te voy a sacar las túrdigas". La otra, como ya vimos, fue Mjilla.

Avíos para sacar las túrdigas (de Thomas Quine)
 

Y, claro está, me puse a investigar:

Comparte:

Relato: Atrévete

Morena (de Amame hasta con los dientes)

El único consejo útil que me dio mi padre fue el de siempre tener una tumba precavada en algún lugar apartado. "Después todo son prisas" afirmaba siempre.


Y ahí estaba yo, la noche de un viernes de septiembre con dos cadáveres en un hoyo  y una chica a la que me había presentado unas horas antes a la que doblaba la edad. Pero empecemos por el principio. Esto es lo que suele suceder cuando se cruza en tu camino la persona equivocada:

Comparte:

Archivo del Blog