Patada: Por varor y Toalet

 Patada al diccionario que me dejó sin ganas de hacer lo que iba a hacer en ese baño:



Casi está más claro en inglés que en castellano.



Comparte:

¿Por qué se le llama capilla a los pequeños templos?



Estaba yo pensando que para variar, nos os voy de decir una palabra y después contar la historia de donde viene, voy a hacerlo al revés. Yo os cuento una historia y veremos al final a que palabra llegamos.

Resulta que era el invierno del año 337, y un romano, miembro de la guardia imperial se encontró con un mendigo. Un mendigo de los del año 337, semidesnudo y arrecio, porque era invierno, así que este buen hombre, se quitó su abrigo lo partió en dos y le dio la mitad al necesitado.

Cuenta la leyenda, que esa misma noche Jesucristo en persona se le apareció al Romano, vistiendo la media capa que le había dado al mendigo, dándole las gracias e invitándolo a formar parte de su iglesia.


Este guardia romano se llamaba Martin y a partir de ese momento consagró su vida a la caridad y a la evangelización, convirtiéndose en Apostol de las Galias y Obispo de la ciudad de Tours. Ha pasado la historia como San Martin de Tours, patrón de toda Francia.


Lo que también pasó a la historia y de mano en mano, fue el trozo de tela que le regaló al mendigo, que se convirtió en reliquia y era venerado en el oratorio de los reyes francos.


Esta media capa se podía visitar en un pequeño templo destinado para tal fin y por esas cosas de la metonimia, donde se le cambia el nombre a una cosa confundiendo la causa con el efecto, se pasó a llamar al edificio destinado al culto de la reliquia, por el nombre de la reliquia. Y esta reliquia, era un cacho de tela, una media capa o dicho de otra manera: Una capilla.


 

Comparte:

Cuento: El Influencer de Hamelin


El influencer de Hamelin


Hace poco tiempo, en un pueblo muy parecido a este ocurrió algo sorprendente: Un lunes, todos los estudiantes, menos tres, faltaron al colegio.


Voy a empezar por el principio.


El pueblo de Hamelin, aunque era muy bonito, no estaba muy bien cuidado. Tenía un castillo pero no estaba bien conservado, un bonito puerto pero no estaba bien iluminado, y varias playas preciosas, pero un poco sucias. Por todo esto, muy pocos turistas venían a visitarlo.


Un día, los comerciantes del pueblo, decidieron buscar una solución al problema.


¿Qué creéis que hicieron? ¿Arreglar el castillo, iluminar mejor el puerto y limpiar las playas?


No, en lugar de eso pusieron anuncios en los periódicos nacionales e internacionales, también en la radio e incluso en la televisión. Pero después de gastar mucho dinero, casi todo el dinero, los turistas seguían sin visitar el pueblo. Estaban desesperados.


Un día apareció un chico joven, casi un adolescente, era un influencer de esos de Tik-Tok. Tenía millones de seguidores. Su nombre era “El Flautista”.


“Yo puedo hacer que la gente visite el pueblo de Hamelin y sólo les va a costar la mitad de mi tarifa habitual por cien días de promoción”.


Los comerciantes no sabían quién era ese influencer, y tampoco sabían que cobraba muy caro los anuncios, pero le dijeron que sí. Bueno, a lo mejor sí que sospechaban que era muy caro, pero no dijeron nada.


El Flautista comenzó a promocionar Hamelín por sus redes. Utilizó el photoshop y la inteligencia artificial para hacer vídeos espectaculares que mostraban una versión un poco exagerada del pueblo. Estos videos se hicieron virales. Incluso creó en Minecraft una réplica del castillo de Hamelín a escala real. Exageró un poquito porque lo hizo mejor de lo que era en realidad. Todo el mundo repetía el nombre de Hamelín, aunque nunca lo hubieran visitado.


Cuando iba por la mitad del tiempo que se había comprometido, cincuenta días, Hamelín comenzó a llenarse de turistas de todas partes del mundo. Cuando llegaban descubrían que el pueblo no era exactamente como decían los videos, pero ya que habían hecho un viaje tan largo se quedaban. Además, para no parecer tontos también creaban videos hablando maravillas de Hamelín, sin contar nada de lo malo.


El Flautista, que aún no había cobrado nada, les pidió la mitad del dinero. En ese momento los comerciantes se dieron cuenta que era mucho dinero, más dinero del que habían tenido nunca en el pueblo. Bueno, a lo mejor con los nuevos turistas, podían haberlo conseguido, pero eran un poco tacaños.


El Flautista, los llamó varias veces pero lo ignoraron y lo bloquearon en el Whatsapp. Ya tenían a los turistas, no les hacía falta más ese influencer.


¿Qué creéis que hizo el Flautista?

Comparte:

Pensamiento: ¿Por qué se le llama cepillo a las cestas para recoger los donativos en las iglesias?

MI pensamiento del viernes 15 de Marzo en el programa "La Tarde" con Mariló Maldonado en Canal Sur Radio: "".



Estaba yo pensando que el otro día estando yo en misa de repente aparece sin previo aviso una señora con un canastillo. ¿Y esto que es?, le pregunté yo. “El cepillo”, me dijo ella., Y yo le repliqué “No, un cepillo es un Instrumento hecho de cerdas distribuidas en un armazón, que sirve para distintos usos de limpieza, y eso que usted lleva es una cesta, un recipiente tejido con mimbres para llevar objetos”


A estas alturas, la mujer ya se había ido ya, pero yo me quedé con el run run.


Pues resulta que este cepillo viene de cepo pequeño y por lo tanto de la raíz latina cippus, del que también salió cepa, la parte del tronco de una planta que está unida a la raíz.


Cepo tiene tanto el significado de aparato de madera para inmovilizar a los reos sujetando la cabeza o los pies, como como el de tronco grande. En las iglesias primitivas usaban estos troncos huecos, estos cepos, para recoger las donaciones. Con el tiempo evolucionaron y se les añadió una tapa con una ranura, y un candado gordo, y disminuyó de tamaño, pasando de cepo a cepillo porque era más pequeño. En la actualidad se usan cestas o bolsas, pero como tienen el mismo propósito que los cepillos originales, se les llama igual.


Por cierto, si os lo estáis preguntando, no le eché nada en el cepillo, le dije ahora te hago un bizum.
 
 
Comparte:

Veleta

MI pensamiento del viernes 15 de Marzo en el programa "La Tarde" con Mariló Maldonado en Canal Sur Radio: "Veleta".



Estaba yo pensando que el otro día aprendí que la primera mujer futbolista en España, fue andaluza. Nita Carmona se llamaba y nació en el malagueño barrio de capuchinos. Jugó de extrangis, hace cerca de cien años en el Sporting Club de Málaga y en el Vélez club de Fútbol


Como tenía que vestirse de hombre para poder jugar, sus compañeros la apodaron la Veleta, ya que cambiaba de mujer a hombre y viceversa al igual que una veleta cambia según la dirección del viento.


Y yo me pregunto, si la palabra veleta implica movimiento, cambio, ¿por qué se le llama el Veleta a la cumbre que está en Granada, cuarto en altitud de España? Habrá algo más parada que una montaña.


Pues resulta que el nombre no viene del instrumento para determinar la dirección del viento. Viene de una adaptación de Balata, palabra árabe que significa cortado, tajo o balate. Se le llamó así al pico debido a los desniveles de sus caras norte, este y sur, que llegan hasta cerca de quinientos metros.


Por cierto, Veleta es un diminutivo de vela, un pedazo de tela. Lo que tiene tela es que lo que cambió como una veleta no fue la montaña sino la pronunciación de su nombre.

Comparte:

Pensamiento: La Arbonaida, la bandera de Andalucía

MI pensamiento del viernes 1 de Marzo en el programa "La Tarde" con Mariló Maldonado en Canal Sur Radio: "La Arbonaida, la bandera de Andalucía".


Estaba yo pensando que hace unas semanas me quedé con un poco de mal cuerpo con la palabra baladí, que significa literalmente del “de la tierra, de aquí, del país” pero que por contraposición con lo que viene de fuera, que parece que siempre es mejor pues tomó el significado de “sin valor”.


Pues hoy os traigo otra palabra, con la misma raíz que baladí, que espero que coincidáis conmigo en que tiene mucho valor. El diminutivo de balad es, albulaida, todo esto en árabe andalusí y vendría a significar pequeño país, o mejor patria chica.


Además, es bastante común en las hablas andaluzas el cambio de la L por la R, como sartá en lugar de saltar o arguno en vez de alguno.


Esto nos lleva a que albulaida, se terminó pronunciado “arbonaida”.Y este es el nombre de la bandera de Andalucía, la blanca y verde, la de mi patria chica. Y eso no es baladí.

Comparte:

Archivo del Blog

Good Reads

Aniara
La vieja guardia
Enhorabuena por tu fracaso
Alma
El paciente
La emperatriz de Tánger
Apropiación indebida
Joaquín María Pery y Guzmán y aquella Málaga que fue
Homine ex machina
Encantado de conocerme / Pleased to Meet Me
La filosofía de la composición / El cuervo
La historia de tu vida
El desierto de los tártaros
Mientras escribo
El ajedrecista
Rojo
Necrópolis
El anacronópete
El asesinato de Pitágoras
Antologia de relatos de terror


Miguel Rico's favorite books »