Palabras de mi madre: Chemilacó

 La entrada de marcas comerciales extranjeras en España siempre ha tenido la barrera de la pronunciación. Otros países más influenciados por el inglés o el francés tienden a mantener la pronunciación original pero en este país siempre se ha tendido españolizar los extranjerismos o, por lo menos, hasta ahora.

Uno de los que recuerdo desde mi más tierna infancia es la marca de polos Lacoste que ya vimos en la entrada Origen del cocodrilo de Lacoste.

Lacoste (de Justin Taylor)
 

Inexplicablemente, para mí, esta prenda era llamada, allá por los 80 del siglo pasado, por todo mi entorno con variaciones de "Chemilacó" o "Chamilacó". La verdad es que al principio creía que esa palabra, nueva para mi, era cocodrilo en algún otro idioma o, al menos, camaleón, por buscar una semejanza entre la pronunciación y el reptil verde bordado en el pecho. 

Comparte:

Patada al diccionario: Aseinato

 

Patada (de Matt Gibson)

Estaba yo inmerso en una lectura veraniega cuando me encuentro una patada al diccionario en una edición antigua de "Inocencia Trágica" de Agatha Christie.

Dentro de este blog hay una sección para patadas al diccionario en libros

Comparte:

Origen: Bisoñé

 Esta palabra, sinónimo de peluquín, se refiere a una prótesis capilar o peluca que cubre principalmente la parte delantera de la cabeza.

Bisoñé
Bisoñé (de India Amos)

Esta palabra, lejos de ser una derivación de "pelo" "peluca" o similares, tiene como origen una curiosa palabra: NECESIDAD.

Comparte:

Patada al diccionario: Precio invatible

 Estando nuestro afamado, a la par que anónimo, colaborador al que nos referimos cariñosamente como "Cirujano que se prepara maratones los sábados por la mañana", dando una vuelta de reconocimiento por su barrio cuando se encuentra con un escaparate abigarrado.

 Él, como buen deportista, no es un gran admirador de la fritanga pero sí de las gangas,  así que esta oferta de una freidora sin aceite atrajo su atención de una manera magnética.

Patada al diccionario: Precio invatible

Todo iba bien hasta que una inocente palabra lo agredió desde detrás del cristal:

PRECIO INVATIBLE

 Aquí el detalle para poder apreciarla en todo su esplendor:

Comparte:

Archivo del Blog