¿Qué tiene que ver una cancela (verja) con el verbo cancelar (anular)?

Una cancela es un puerta, normalmente enrejada, que está antes de la puerta principal.

 

Cancela (de Joel Kramer)

Por esas cosas raras que le da a pensar a uno, me sorprendí a mi mismo preguntándome: ¿Qué tiene que ver este tipo de puertas con el verbo cancelar?


Y me puse a investigar...


La palabra cancela viene directamente del latín cancelli que significa verja. Así nos ha llegado directamente a nuestro querido castellano. Tiene la misma raíz que cárcel, el sitio con más verjas que hay.

Por otro lado, el significado actual del verbo cancelar es "anular". Así, se puede:

  • Cancelar un concierto
  • Cancelar una reserva de hotel
  • Cancelar una deuda

Para mostrar la evolución de la palabra vamos a quedarnos con el ejemplo de la deuda. Imaginemos a ese contable antiguo con su libro de cuentas en el que tiene apuntado que "Pijus Magníficus" le debe doscientos sestercios.

El deudor aparece por la puerta con sus dineros en la mano y se los entrega. ¿Qué es lo siguiente que hace nuestro querido contable antiguo? Tachar la deuda de su libro.

Al tacharla, la deuda constaría como saldada, anulada o cancelada. Precisamente ese es el significado original de cancelar: tachar.

¿Y qué se hace para tachar una palabra? Pues se le sobreescriben líneas horizontales y verticales.


 Y si observamos con cuidado esas líneas con las que se ha tachado, ¿a que nos recuerdan?

Pista:

Cancela (de Paul VanDerWerf)

 El origen de tachar en latín es "poner entre rejas".

Y he aquí el nexo de unión entre las dos palabras: Una cancela es una reja, y cancelar es poner una palabra entre rejas.




Comparte:

0 comentarios:

Archivo del Blog